Índice Temperatura - Humedad - ITH

 

Recomendaciones Generales:




Sombra en potreros, lugares de encierro y en corral de espera

El uso de sombra ayuda a reducir el impacto de la radiación directa e indirecta y con ello la carga de calor que los animales reciben.

Se ha observado que la utilización de sombra mejora la producción de leche, aumenta el consumo de materia seca, disminuye la frecuencia respiratoria, el contenido de células somáticas en la leche y la eficiencia reproductiva (Collier et al. 2006).

Estudios realizados por Valtorta et al. (1996) y Valtorta y Gallardo (2004) mostraron diferencias en producción de leche de un 12% cuando los animales dispusieron de sombra.

Las estructuras de sombra artificial tienen por disminuir la incidencia de radiación solar directa sobre el ganado lechero, fundamentalmente al mediodía y primeras horas de la tarde, para generarle un ambiente más confortable al animal y estimular un mayor consumo de alimentos.

Estas estructuras, cuando están bien diseñadas, reducen entre un 40 y un 50% la incidencia de calor radiante sobre los animales y proporcionan un suelo fresco para que se echen.

Ideas sencillas y económicas para construir media sombra

Agua de calidad en cantidades suficientes

El consumo de agua es una de las formas más rápidas y eficientes por las que el animal reduce su temperatura corporal. Durante el verano prácticamente duplica el consumo de invierno alcanzando alrededor de 33 l/día.

El agua posee propiedades químicas y físicas particularmente importantes para el proceso de mantención de temperatura corporal. Las investigaciones indican que los máximos consumos se registran con temperaturas del agua comprendidas entre 15 y 17°C, aspecto importante a considerar para el suministro de bebederos.

En el siguiente cuadro se muestran los requerimientos de agua en (l/animal/día) según producción y temperatura ambiente.

Cuando el consumo varía más de un 20% respecto de las estimaciones es indicio de un problema.

Otro aspecto importante a considerar es la calidad del agua de bebida. Los límites aceptables de indicadores de calidad de agua sin consecuencias graves en la salud y consumo se presentan en el siguiente cuadro.

Fuente



Dieta adaptada mejorando su calidad mediante “dietas frías”

Sabiendo que el animal reduce su consumo de materia seca, es más propenso a entrar en acidosis y debemos tratar de reducir, en la medida de lo posible, el incremento calórico de la dieta.

Diferentes ingredientes en la dieta pueden producir incrementos de calor a pesar de tener concentraciones similares de energía.

Se deben utilizar DIETAS FRIAS para disminuir el calor de fermentación (Gallardo, 2014).

Se mencionan a continuación algunas recomendaciones para DIETAS FRIAS:

Tener una dieta más densa en energía para compensar la caída del consumo, con el cuidado de respetar la fibra para no agravar futuros problemas de acidosis.

Tratar de usar fibra de alta calidad disminuyendo el uso de granos con alto contenido de almidón para bajar el calor producido. El nivel recomendado es de al menos 31 a 33% de fibra detergente neutra en la ración. Utilizar grasas porque no aumenta el incremento calórico y son más densas energéticamente que los carbohidratos.

Tener cuidado de no pasar del 5 a 7% del total de la materia seca de la dieta porque se afecta el normal comportamiento del rumen y se disminuye el porcentaje de grasa en la leche, entre otros.

Mantener niveles moderados de proteína cruda, de no más de 17% en la dieta. La reducción de la proteína degradable a nivel del rumen colabora en mejorar la performance de las vacas. Igualmente tener cuidado que haya suficiente para una correcta fermentabilidad. La vaca al transpirar pierde potasio por lo que debe ser incrementado en la dieta. En estos casos hay que corregir también magnesio y sodio. En algunas ocasiones el agregado de agua a la ración puede incrementar el consumo de alimentos cuando este ha caído severamente El uso de levaduras o cultivos de hongos dependiendo de la dieta han mostrado mejoras en la producción de leche





Horarios de ordeño y pastoreo adaptados

En la siguiente figura se presenta una estrategia diaria combinando manejo nutricional y ambiental durante el verano en sistemas pastoriles de producción de leche.





Evitar caminatas largas durante las horas críticas

El movimiento de los animales para algún tipo de manejo puede incrementar la temperatura corporal entre 0,5 y 3,5 °C (Mader et al. 2007).

La recomendación general es evitar el movimiento del ganado o bien hacerlo en las horas más frescas del día, antes de las 8:00 AM.

Enfriamiento a través de sistemas de aspersión y ventilación

Estudios realizados indican diferencias en la producción de leche de un 5% cuando los animales dispusieron de mecanismos de refresco, tales como aspersores y ventiladores (Valtorta et al., 1996; Valtorta y Gallardo, 2004).

Ventilación, aspectos a considerar: - Velocidad del viento: 1,5 a 2 m/s medida a un metro sobre el piso. - Altura del ventilador: 2,7 m. - Distancia entre los ventiladores: depende del diámetro distancia entre ventiladores = diámetro del ventilador (m)*10 (Ej: diámetro de 0,6 m colocarlos a 6 m de distancia). - Inclinación: de 10 a 30 grados (depende del caudal y de la distancia; a menor caudal mayor inclinación). - Número de ventiladores: se debe multiplicar la necesidad de ventilación por animal por el número de animales y dividir por el caudal del ventilador. (Gallardo y Valtorta, 2011).

Aspersión:

Las gotas producidas por los aspersores deben ser suficientemente grandes como para penetrar la cubierta del animal (mojarlo hasta el cuero).

El uso de neblinas no llega a mojar al animal sino que incrementa la evaporación del agua en el entorno y en consecuencia hace un ambiente más fresco. Esto se recomienda más para estabulación ya que están diseñados para enfriar el aire por evaporación e incrementar la conducción y la convección.

Con la neblina alguna porción del agua alcanza al animal pero el tamaño de gota limita cuanto atraviesa el pelo y llega al cuero para enfriarlo.

El uso de aspersión con gota más grande es más recomendado para condiciones pastoriles o de cielo abierto. La importancia radica en mojar el animal en un tiempo limitado (por ejemplo la espera en el corral para el ordeñe).

Acá se usan aspersores de alto caudal con capacidades de 250 a 500 l/h.

No es conveniente que la vaca se moje demasiado y el agua empiece a correr hacia la glándula mamaria.

Por eso se recomienda ciclos de mojado y ventilado. Otro aspecto importante a considerar es que aumenta los requerimientos de agua en la sala de ordeñe (Taverna et al., 2014)



IMPORTANTE: PRESTAR ATENCION AL COMPORTAMIENTO ANIMAL

Es muy importante observar el comportamiento animal para identificar situaciones de estrés por calor.

Prestar especial atención a los siguientes aspectos:

  • Alineación del cuerpo con la dirección de la radiación
  • Búsqueda de sombra
  • Rechazo a echarse
  • Reducción del consumo
  • Amontonamientos alrededor de las aguadas
  • Agitación e intranquilidad
  • Disminución o supresión de la rumia
  • Boca abierta y respiración trabajosa
  • Salivación Excesiva
  • Inhabilidad para moverse
  • Colapso, convulsiones, coma, fallo fisiológico y muerte

Determinar el grado de jadeo del rodeo es una herramienta útil para realizar un diagnóstico rápido de los animales, se deben tomar medidas preventivas ante cambios respecto al grado de jadeo “0” (Gaughanet al., 2008)





Bibliografía:

  • Collier, R.; Dahl, G.; Van Baale, M. 2006. Major advances associated with environmental effects on dairy cattle. J. Dairy Sci. 89:1244-1253.
  • Gallardo, M.; Valtorta, S. 2011. Estrés por calor en ganado lechero: impactos y mitigación. Producción y bienestar animal. Hemisferio Sur. 124 p.
  • Gaughan, J.; Mader, T.; Holt, S.; Lisle, A. A new heat load index for feedlot cattle. J. Anim. Sci. 2008. 86:226–234 doi:10.2527/jas.2007-0305. Fuente del artículo
  • Mader,T.; Griffin, D.; Hahn, L. 2007. Managing feedlot heat stress. NebGuide G1409 University of Nebraska
  • Taverna, M.; Ghiano, J.; Gastaldi, L.; Walter, E. 2014. Manejando el estrés. Recomendaciones para reducir el impacto del calor en el ganado bovino. INTA Lechero.
  • Valtorta, S.; Gallardo, M. 1996. El estrés por calor en producción lechera. INTA. Miscelánea, 81:173-185.
  • Valtorta, S.; Gallardo, M.; Castro, H.; Castelli, M. 1996. Artificial shade and supplementation effects on grazing dairy cows in Argentina. Trans ASAE 39: 233-236.
  • Valtorta, S.; Gallardo, M. 2004. Evaporative cooling for Holstein dairy cows under grazing conditions. Int. J. Biometeorol. 48: 213-217